sábado, agosto 16, 2008

Contigo dan ganas de hablar de lo alto, del vértigo inverso que sobreviene al observar el cielo, no da miedo perder.
[aquí va un poema que no,

donde no cabe más la palabra]

viernes, agosto 15, 2008

!!!Hoy!!!
Porque hace un día estupendo y la luz sigue haciendo arder los ojos.


Conversación con poetas

Hablamos de cosas que cruzan, de tránsitos. Alguien dice: la burocracia sentimental, las otras asentimos. Otra habla de replantear el mapa sentimental, de la dificil labor de mover sólo un milimetro las cosas enraizadas, del miedo a las cosas que son de verdad básicas y tabú. Nos damos cuenta de la necesidad de hablar de nuevo de las mismas cosas, como la idea de decirlas de otra manera nos va alejando. Luego pienso en la círcularidad del argumento y de cómo pierde lugar la idea de originalidad en casos extremos (y todo lo que acontece fuera de la excritura es extremo por irrepetible). Sonrio al recordar las cartas de amor que no escribo, los poemas de otros que tra lineas fugaces se meten en la carne y son descalificados desde afuera. Pienso también en proclamar la necesidad de no gustarnos. La escritura como instrumento, como elevación y sin embargo... nada de lo que ella dice vincula y realmente acontece. Creo firmemente (y dejo de tener miedo al verbo creer) en la necesidad del reencuentro, en el ejercicio de ponernos las cartas sobre la mesa y escribir de los años heridos, de lo ignorado por ser cotidiano.
Una muestra de que podemos queerizar cualquier contexto y sobre todo los contextos heteronormativos, donde las reglas del juego están trazadas, pueden subvertirse con loops de 7 segundos. Larga vida a GENDER JOCKEYS







Visual Kissex from Gender Jockeys on Vimeo.

jueves, agosto 14, 2008

DESCRIPCIÓN DE LAS MAÑANAS XXX

Hay una luz tan bonita allá afuera que los ojos arden.
Somebody said TRANSGENDERISM?


lunes, agosto 11, 2008

[Como a Zurita un desierto, una vaca y otras cosas me persiguen]

NO EL INMENSO YACER DE LA VACA
bajo las estrellas su cabeza pasta sobre el
campo su cola silba en el aire sus mugidos
no alcanzan a turbar la grandeza de su silencio
Las había visto pastando en el radiante l ò g o s?

I. Algunas vacas se perdieron en la lógica

II. Otras huyeron por un subespacio
donde solamente existen biologías

IIIEsas otras finalmente vienen vagando
desde hace como un millón de años
pero no podrán ser nunca vistas por sus vaqueros
pues viven en las geometrías no euclideanas
Sabía Ud. algo de las verdes áreas regidas?
Sabia Ud. algo de las verdes áreas regidas porlos vaqueros y las blancas áreas no regidas que las vacashuyendo dejan compactas cerradas detrás de ellas?

I. Esa área verde regida se intersecta con la primera
área blanca no regida

II. Ese cruce de áreas verdes y blancas se intersecta
con la segunda área blanca no regida

III. Las áreas verde regidas y las blancas áreas no
regidas se siguen intersectando hasta acabarse las
áreas blancas no regidas Sabía Ud. que ya sin áreas que se intersecten comienzan
a cruzarse todos los símbolos entre sí y que es Ud.
ahora el área blanca que las vacas huyendo dejan a
merced del área del más allá de Ud. verde regida por los mismos vaqueros locos ?

Raúl Zurita. Áreas Verdes. 1974.
Nací el mismo año que murió Sartre, el mismo que murió Henry Miller. El año en que Raul Zurita escribió sobre el cielo de New York.
Cuenta la leyenda (urbana) que en los años 70 las suecas llegaban en hordas a las costas españolas. Todxs sabemos lo grande que es el sol de España (¿verdad señor Puta?). Cuenta la leyenda (también urbana) que hubo un año en que una cantidad enorme de suecas regresaron a su país embazadas y que el gobierno (como el gran sistema paternalista que es) tuvo conversaciones con el gobierno de España para que se hiciera responsable por sus ciudadanos desbocados que dejaron preñadas a tal cantidad de mujeres suecas. La leyenda no cuenta en que terminó el asunto. Yo sé que esa fue la primera gran migración Española de la era globalizada. No hacen falta pateras cuando te transportan en vientre.

domingo, agosto 10, 2008


Actualmente leyendo, entre otros libros, La felicidad paradójica, de Gilles Lipovetsky.
La pobreza y la indefensión de masas que hay en nuestras sociedades se manifiestan con rasgos desconocidos. Hasta hace poco la pobreza describía a grupos sociales tradicionalmente estables e identificables, que conseguían subsistir gracias a las solidaridades vecinales. Esa época ha pasado, las poblaciones invalidadas de la sociedad posindustrial no constituyen, hablando con propiedad, una clase social determinada.[…] el paisaje de la exclusión hipermoderna se presente como una nebulosa sin cohesión de situaciones y recorridos particulares. En esta constelación de dimensiones plurales no hay ni consciencia de clase, ni solidaridad de grupo, ni destino común, sino trayectorias e historias personales muy diferentes. Víctimas de descalificación o invalidación social, de situaciones y dificultades individuales, los nuevos desafiliados aparecen en una sociedad que , por ser brutalmente desigualitaria, también es hiperindividualista al mismo tiempo o, dicho de otro modo, se ha liberado del marco cultural y social de las clases tradicionales.[1]

[1] Gilles Lipovesky. La felicidad paradójica. Anagrama, 2008, Pág. 182.
No puedo evitarlo, en el verano indefectiblemente me voy al desierto. A veces, como ahora, me situo entre la arena y hago de la persistencia del sol mi fundamento. Dentro de mi hay un asociación de estaciones con ciudades, en verano siempre soy en el norte, en la ciudad de la latitud 32, aunque físicamente no este presente. Sé que lo que entra a través de las ventanas en esta ciudd son ramas, nubes, altisimos cielos, edificios españoles. Nada de la otra ciudad es aquí, pero pienso tanto en la violencia, escribo tanto sobre ella, que este año traigo el desierto en cada letra.