jueves, mayo 07, 2009

"A la mujer femenina radikal no se le perdona que, siendo apetecible para el hombre por su aspecto, no sea accesible sexualmente. De ahí el mito de la calientapollas. De tanto llamármelo, lo he hecho mío. Tú eres responsable, por andar semidesnuda por ahí, de que todas las pollas que te vas cruzando por el camino se empalmen. Y, si no ayudas a esas pobres teledirigidas incontroladas pollas a descargarse, es que eres una mala puta.

Hace años juraba y perjuraba que yo me vestía de puta porque me daba la gana y totalmente al margen de lo que los hombres pensasen. Pero no es cierto, es imposible construirse al margen de la mirada masculina. Todas las perras con las que he hablado me han explicado como su puesta en escena ha ido adaptándose a sus necesidades de responder a la continua interpelación pública de los hombres."

Itziar Ziga. Devenir Perra.

2 comentarios:

Rain dijo...

Un ejercicio estimulante es vestirse para una. El reflejo que nos muestra el espejo, verlo y encontrarlo armónico con la idea que una tiene de sí. Como la correspondencia de un imaginario hecha realidad. Esa realidad que tan sólo es parte de lo que una es. Una construcción permanente con cambios, aliteraciones, cruces.

SAYAK, este etxto ha sido un disparador...GRAX.
Abraxo.

[Me gustaría hoy día especialmente, en este momento saborear un helado contigo. Así pasa, son ráfagas. Bonitas]

Miss Violence dijo...

Querida RAIN, cuanto gusto me da que este texto le guste y le motive, la verdad es que este es un libro maravilloso y me encantaría que llegará hasta Lima, hasta sus manos, envíeme su dirección postal por correo electronico e intentaré enviarle un ejemplar del libro en cuanto pueda tener alguno porque en Berlín no se consigue.

RAIN sus comentarios siempre tan motivantes para mi.

Yo con gusto me tomaré el helado junto a vos, allá en Lima, frente al (nuestro) Pacífico. Seguramente un día no muy lejanos nos veremos por allá o por aquí, ya sabe que las cooordenadas del mundo dan muchas vueltas junto con nosotrxs. Un abrazo enorme para usted, para el niño y para la pequeña musa!

Sayak