lunes, septiembre 14, 2009

Lo intransferible del dolor. Me entero por un correo de la muerte. Llegan las noticias que desbordan, que hacen saber y sentir que el dolor es algo intrasferible y un así en su presentimiento algo nos une. Seguimos siendo mónadas que no se comunican pero algo dentro de la casa del lenguaje nos revienta y hace estremecer, empatizar, decir: lo siento. En realidad ante la muerte siempre hay estremecimiento, pasa igual con el amor, con la despedida del amor, es una vibración algo que nos desacompasa, que nos deja como cajitas de música desafinadas.

No hay comentarios: