lunes, septiembre 07, 2009

Supongo que son los años los que crean estas conexiones mentales que antes sólo eran espectros o experiencias contadas por otrxs. Me alegra estar en este punto donde puedo elegir de forma menos conflictuada seguir lo que me hace bien, salir del círculo adolescente que nos empuja a ir por el camino más dificil. Estoy entendiendo que existe cierta valentía en decidir la salud, en trabajar para recomponer las faltas, en no dejarse arrastrar por la pesadumbre. Hablar: ese gran ejercicio que nos pone al filo de lo establecido y arriesgar a que los otrxs sean diferentes, sean completamente otros y aún así pueda exitir comunicación.

2 comentarios:

Rain dijo...

Esta tarde supe que sí: hablar te reconfigura. Hablar te desplaza. Hablar te guía.

[En cada post te envío abraxos, ahora te envío una sonrisota de noche, de cielazo limeño]

Miss Violence dijo...

Querida, hablar y escribir de esta manera también une, limpia, otroriza. Gracia spor ser una estupenda lectora y crear estos hilos afectivos que crecen incluso con la distancia.

Sonrisa espejo!