jueves, diciembre 10, 2009

Tendría que escribir poesía. Os juro que debería escribir poesía. Pero no puedo intentar las letras sin decir: las manos.
Sin que la vibración aparezca sin contar la narrativa del cuerpo y su memoria. Sin decirles que la composición de la sangre nunca fue importante sino su embestida.
La sangre bendiciendo los dedos y el ejército de voces.

No hay comentarios: