sábado, enero 10, 2009

HACE MUCHO QUE LA PALABRA PUTA NECESITA UNA RESIGNIFICACIÓN: LADY BITCH RAY.

Du bist krank

Dar la vuelta a la casa del amo con las herramientas del amo tuneándolas. Dar la vuelta a la objetualización y la exotización.

Tine 28 años. Su nombre es Reyna Sahin. Lady ‘Bith’ Ray es su nombre artístico. Hija de inmigrantes turcos, nació en Alemania. Lo mismo habla de sexualidad como de semiótica.En la universidad de Bremen imparte clases de Introducción a la semiótica de la vestimenta. Actualmente, cuenta con una beca en la Universidad de Bremen donde realiza su doctorado.

viernes, enero 09, 2009

Creemos estúpidamente que, por alguna razón, un acto criminal debe ser más premeditado y deliberado que un acto inocuo. En realidad, no hay diferencia. Los actos poseen una elasticidad de la que los juicios éticos carecen.

Roberto Saviano. Gomorra. pág. 26.
De oriente y occidente proviene
(no hay ola o viento que no lo haga)
Toda palabra.
Sin pena, Bruno infinito comenta
infinito el cosmos
(en tal mesura
no hay oriente ni occidente)
Aún así seré llamado.


Roberto Partida. Apuntes sobre la rosa del aire.
Extraño la voz sobre mi oido. La cajita de risa dentro de mi boca. La microdanza que con los labios. No estas para trazar las cartografías de nieve.
Saber que todo está en contrucción, que todo de aquí en adelante depende sólo de mí.
C me cuenta por teléfono sobre unas entrevistas hechas a unos sicarios en tele 5, sobre sus precios, sus métodos, sus técnicas.

Dijo que usaban la palabra sicario y la convertian en verbo. Sicariar.

Dijo que hablaban de precios mínimos y máximos en euros. Dijo que cobraban 1000 euros (mínimos) por matar a alguien.

Pienso en el gran peligro, en el gran riesgo, en la gran oportunidad del mercado negro.

Incluso los mileuristas pueden permitirse una muerte. Incluso la precariedad puede pagarle al Capitalismo Gore y seguir globalizandolo.

jueves, enero 08, 2009

PARADOJAS DE LA IGUALDAD O CUANDO ÉSTA NO ES MAS QUE UN RECURSO ENUNCIATIVO

Ayer leia a Rosa Montero en su columna del País, cuyo contenido versaba de forma optimista sobre los logros que está teniendo el mundo --entiendase con ello occidente primermundista-- en relación al cumplimiento de la igualdad.

Desconozco si por la brevedad del artículo o porque simplemente la visión de Montero obedece a un optimismo un tanto irreal, al leerlo hubo varios conceptos que o bien me hicieron falta o bien me causaron una especie de disonancia cognitiva entre lo que enunciaban y la realidad.

Rosa abre haciendo referencia a una iniciativa creada por Bjork y otras mujeres islandesas al abrir una empresa inversora para paliar la crisis de su país. Ensalzar la iniciativas de mujeres emprendedoras me parece acertado sin embargo, quedarnos en la superficie de este hecho conlleva el riesgo de que no nos demos cuenta que una vez más el momento donde se nos permite ser "creativas¨ actantes y autónomas es cuando tenemos que asumir nuestro rol histórico y abnegado de tratar la componer la situación cuando nuestros compañeros varones han llevado el barco a pique. Es decir, las acciones de las mujeres en ambitos de poder sólo son bienvenidad en situaciones de extrema urgencia o cuando ya no queda mucho que salvar.

Montero reconoce que es ¨más fácil compartir deudas que beneficios.¨ Sin embargo, al aseverar esto no nos dice que una vez más nuestra incorporación a los espacios de poder parecen ser una gran broma, una especie de burla histórica donde ¿paradojicamente? lo celebratorio de que pronto haya más mujeres en la banca casa perfectamente con el hecho de que éstas serán directivas de, literalmente, bancos en ruinas.

En un segundo parráfo celebra de manera ingenua nuestra condición biologico-hormonal de mujeres, diciendo que la crisis es culpa de la testosterona y que la hiperpotencia, el deseo de riesgo masculinos son causados por esta y que nostras como mujeres por carecer de un alto grado de testosteronas somos ¨afortundas¨, lo cual se parece mucho a un argumento esencialista --que linda peligrosamente con el discurso machista que apela al remanente biologico-hormonal para designar a las mujeres como entes soft, delicados y no propios para la acción-- en el cual sólo hay una identidad femenina. Dados los argumentos, no me extraña que no hable de los otros efectos de la testosterona, por ejemplo, del alto grado de concentración que produce así como el elevado nivel en el deseo sexual.

Es curioso que el artículo trate sobre la igualdad y siga usando a las homonas como principal argumento de las diferencias corporales y conductuales entre hombres y mujeres. Seguir pensando que la testosterona es propiedad exclusiva de los varones es no desjerarquizar el discurso ni hacer un uso crítico del género y sus efectos que no necesariamente están ligados a una corporalidad determinada.

Casi para finalizar Montero hace una anotación que me pareció sumemente interesante de no ser porque después de una lineas volvió a su optimista obedencia de género. En el último parráfo Rosa habla de la aparicición de una foto de ¨Ricky Martin presentando a sus gemelos y me quedé pasmada. No sólo era la primera vez que un varón se hacía la típica foto de famosa recién parida enseñando a su bebé, sino que además era algo que no parecía llamarle la atención a nadie.¨ Estas lineas son sumamente interesantes puesto que es verdad que este cantante ha aparecido mostrando a sus hijos en los distintos medios, puede que cause un poco de sorpresa que este varón este desprecarizando el papel de la paternidad. Sin embargo, lo que a mi me sorprende es que en este artículo no se pregunten por la madre dado que, como hemos observado, se apoya en patrones jerárquicos y de género.

No obstante, Rosa mo se pregunta por la madre, ni por dónde está, ni por quién es. He aquí, algo que llama la atención y esto es la incursión de los varones en el proceso de maternar como figuras legitimas e incuestionables, rápidamente aceptadas e incluso celebradas. Lo cual nos muestra que en algunos años nadie se asombrará si algún hombre decide formar una familia uniparental. Siempre y cuando esta familia se apegue a las exigencias heteronomativas y de género.

Que el 80 por ciento de los padres en España se tomen la baja por paternidad que dura 13 días no desprecariza en sñi mismo el papel que históricamente ha tenido la paternidad ni que la banca se feminice por el crack económico nos hablan precisamente de igualdad ni de cambio en la esfera de lo real. No hablan más bien de una incorporación discursiva y políticamente correcta que la sociedad está haciendo respecto a estos temas. Si las acciones que dan legitimidad al proceso de igualdad no son autoconscientes entonces no podemos hablar de dicha igualdad.


No quiero que se malinterprete, estoy a favor de una política que considere la igualdad como una derecho de las mujeres, sine embargo, considero necesario que esta igualdad sea considerada mñas allá del discurso. Me parece importantisimo que a nivel discursivo se discuta sobre ello, sin embargo encuentro un tanto deshonesto que se busque hacernos creer que la igualdad se limita a un problema del lenguaje y se niegue a hablar seriamente del poder.
Leyendo a Charles Tilly me doy cuenta de que una de las piezas claves al preguntarse por la violencia colectiva está en "situarla en relacion con los proceso sociales que la generan y no con las motivaciones y las emociones de los violentos que producen los daños."

Charles Tilly. Violencia Colectiva. "Prólogo".
Soy el tam tam del corazón y de los relojes.
No puedo evitar el pensamiento. Lo intrusivo aquejándome. La niña. La níña con los brazos abiertos intentanto atrapar cosas velocisimas que la atraviesan.
Entiendo, desde hace mucho, cuando dices que sientes como si personas u objetos en algún lugar del espacio. Sonrío cuando te escrucho decir "Sentí como si Maimonides estuviera recitando salmos en algún lugar muy lejos" o cuando "Sentí como si una sangre brillante bajo mis pies.¨ Hay algo intraducible en la bellleza que yo encuentro en ello.
Paramnesia

Yo escribiré: aquellos eran los días en los que incluso caminar entre el frío era un acto celebratorio.
El beso: una danza.

miércoles, enero 07, 2009

Los dos hombres más controvertidos del 2008: dos Hawaianos

Thomas Beatie y Barak Obama.

El primero con dos embarazos en un año.
El segundo el primer presidente negro de la superpotencia mundial (ahora casi en ruina).

Estos dos casos nos llevan obviamente al tema de las maculinidades y sus derivas

Un libro que no encierra su contralibro es considerado incompleto.

Jorge Luis Borges. Tlon, Uqbar. Orbis Tertius.

Creación de una noveltica

La ejecución de una novela en primera persona, cuyo narrador omitiera o desfigurara los hechos e incurriera en diversas contradicciones, que permitiera a unos poecos lectores --a muy pocos lectores-- la adivinación de una realidad atroz o banal.

Jorge Luis Borges. Tlon, Uqbar, Orbis Tertius.

martes, enero 06, 2009

Do you want impress her?


[Many years ago and even now.
Risas grabadas sobre borbotones de risa.]
Compartir la risa. Un logro muy dificil.
Era un buen filósofo,
pero ya no escribe.

Ahora hace cosas físicas.
Se cortó el pelo. Se cortó las uñas.
La taza bajo sus labios: una cajita de risa.

lunes, enero 05, 2009

Observar como las uñas crecen mientras duermo. Luego, estas ganas de escribir sin salir. Un intento por acomodarme en las letras, por ganar tiempo, por configurarme de alguna manera no apropiada en el espacio.

domingo, enero 04, 2009

Moses. Men´s Group
.
.
[Reseña a cuatro manos. Por C. Rey y Sayak Valencia]
.
.
Men´s group, hombres pensando las masculinidades

Recientemente se ha proyectado en la Casa Encendida de Madrid la película Men´s Group, donde se aborda el tema de la Masculinidad desde la perspectiva de un grupo de hombres que se reúnen semanalmente para hablar con un councellor acerca de sus vivencias y conflictos respecto a la Masculinidad entendida como un proyecto lineal y de éxito permanente. Un continuum histórico, que los limita en su adaptación dentro de los distintos rolles que les son asignados y que de hecho, ejercen, social, familiar, sexual y económicamente.

Este grupo está integrado por seis hombres y un terapeuta también varón, quien deja claro que el objetivo del mismo es crear un espacio seguridad psíquica para hablar. La película nos va guiando a través de cada una de las sesiones y lo que le sucede entre ellas a cada personaje. — Como nota de interés se habla de que cada una de las tomas se realizo de una sola vez, sin repeticiones —

A continuación expondremos algunas reflexiones que nos surgieron después de verla y que nos parecen relevantes.


La película presenta a un grupo de hombres hablando desde sus propias experiencias vitales que están relacionadas con los afectos, un campo discursivamente vedado para la masculinidad.

Así, exponer y tratar de reflexionar sobre sus afectos resulta extraño cuando es abordado por sujetos no concebidos históricamente para ello. Sin embargo, lo que resulta verdaderamente inquietante es que desde la mirada femenina resulte chocante ver a hombres hablando de estos temas.

Un gran acierto de la película es intentar mostrar la masculinidad sin juzgarla, sin ensalzarla ni denigrarla.

Hombres comunes hablando de su cotidianidad, con lo cual evidencian, las fisuras del discurso hegemónico patriarcal, esto nos hace pensar que el concepto de nuevas masculinidades resulta pertinente y abre camino a aquellas masculinidades ya existentes que han sido consideradas como defectuosas por parte del propio discurso.

También evidencia que parte de éste se sostiene a través de la impostura frente a otros hombres. No mostrar la fragilidad, la frustración y el miedo (y ahí nos parecemos todxs) para mantener la legitimidad y la validez del modelo de hombre interiorizado deseable y exitoso.

Interesante también que en la película se muestre de una forma a veces claramente evidenciada y otras solo insinuada la precariedad de la sexualidad masculina como una importante fuente de frustración para todos en mayor o menor medida.

Resulta especialmente eficaz como estrategia para desmontar el discurso una de la primeras intervenciones que hace Paul (el terapeuta) cuando frente a la afirmación de Alex sobre que su hijo es un capullo, su respuesta de vuelta es aquí estamos para averiguar por qué piensas tú que tu hijo es un capullo, desperformativizando así el anunciado de Alex.

Agresividad y autoridad son mostradas como una díada para casi todos los integrantes del grupo. Sin embargo, esta díada se deconstruye en el caso de Paul y de Cecil, en el primero porque logra erigirse como un sujeto legitimo que rompe con el uso de la agresión como medio de empoderamiento. En el caso del segundo, esta ruptura se da a través del desplazamiento de la fuerza a la sabiduría como una forma de seguir siendo pertinente y respetado per sé. Cecil, encarna simbólicamente al que podría ser el padre de cada uno de ellos.

Queda patente que la forma de erigirse en autoridad y posicionarse como legítimo en una jerarquía de poder es mantener una postura hipercrítica frente al propio grupo, sus objetivos y la eficacia del resto de los miembros, y por supuesto cuestionar al terapeuta.

En algunos momentos de la película se nos muestra cómo cada uno de los sujetos muestra resistencia a alejarse demasiado del modelo de la Masculinidad que se les ha enseñado, a pesar de no detentarla del todo .Esta resistencia se evidencia a través del reclamo como recurso para redireccionar o volver a encauzar al grupo hacia el discurso hegemónico de la Masculinidad que espera que todo proceso que implique trabajo y tiempo dé un resultado eficaz y palpable. También, se muestra de manera repetida, aunque más bien implícita, la vigilancia de género (el miedo a feminizarse o a infantilizarse) a través de preguntas como ¿esta sesión también será un Festival de lágrimas?, entendiendo la demostración de la tristeza a través del llanto como un comportamiento inaceptable para los “verdaderos” hombres.

El personaje que más claramente encarna los fallos imperdonables de la masculinidad es Freddy, estos fallos son: carecer de carácter sobre todo frente a las mujeres, no resignarse al papel precario que el discurso masculino da a la paternidad y estar acomplejado por su físico. Freddy decide situarse en un espacio que tiene que ver con el humor para decirse cosas así mismo que de otra manera no podría, para vehicular su agresividad. El espacio de la risa como un espacio de legitimidad frente a las mujeres, (resultar gracioso es igual a resultar aceptable, el discurso dice que a las mujeres les gustan los hombres que las hacen reír) resulta por otro lado, una manera de inadecuarse frente a los hombres, al no utilizarlo como un arma de seducción y no saber empoderarse en ello.

El tema del abuso a niños varones por parte de los padres varones aun siendo todavía un tema muy invisibilizado y no contemplado por parte del discurso sobre la masculinidad y a pesar de que en la película solo se intuye y no se profundiza, se muestra en el caso de Lucas cómo la terrible agresividad hacia el padre se vehicula identificándose con el agresor y reproduciendo el patrón. La transformación de este personaje es a todas luces la más necesaria y sin embargo la menos progresa, lo que nos hace pensar en si una aproximación terapéutica de este tipo es la más adecuada en determinados problemas vinculados al género y a la violencia ejercida por hombres sobre otros hombres. Este tipo de grupos resulta muy interesante para detonar determinados cambios hacia lugares más adaptativos pero conviene considerar sus limitaciones en ciertas problemáticas.

Es interesante también que los directores presenten a una visión racializada y de clase por medio del personaje de Moses. Desde una optima blanca y primermundista se vería como la encarnación de una masculinidad tercermundista. La representación del salvaje y del que no da pistas, del feroz e inseguro, un escalafón por debajo. Sin embargo, es lo suficientemente arriesgado como para decirle a todos lo que les está pasando aunque sea de una forma agresiva, es el que pone de manifiesto que la masculinidad que están tratando de defender como pantalla está en jaque en cada uno de los casos

Finalmente, la película nos muestra en general la(s) dificultad(es) que todos tienen para cumplir el mandato de ser un Hombre.