jueves, septiembre 10, 2009

I really need my friends. I want my periphery, my chaos, my land.
El olfato y la memoria. El sonido y la piel. Esos abismos creciendo bajo, dentro, entre. Estoy lista para irme.

lunes, septiembre 07, 2009

Trabajar en la cocina de una casa que no es mía. La hospitalidad de lo desconocido. Querer describir aromas (el olor a nuevo, esa fragancia que sólo tiene lo que acaba de desembalarse), texturas, sabores, silencios. Describir sobre todo los silencios. Esta sensación de paz, de que el tiempo realmente es más que el caer de los segundos, que la embestida de los dedos furiosos contra las teclas. Hablar haciendo figuras con las manos y sus sombras.
Como llenar el tiempo con letras? Cómo explicar que estos 5 años se han escrito fuera del texto y dentro del texto y en las aristas del texto, que estos cinco años se han inscrito en los cromosomas, que he sido testigo de el prelenguaje y la raíz, de las andaduras varias de otras que como yo somos fronterizas, insumisas y nomades. Merci beacoup tout le monde. Merci.
Hoy: cinco años.
Supongo que son los años los que crean estas conexiones mentales que antes sólo eran espectros o experiencias contadas por otrxs. Me alegra estar en este punto donde puedo elegir de forma menos conflictuada seguir lo que me hace bien, salir del círculo adolescente que nos empuja a ir por el camino más dificil. Estoy entendiendo que existe cierta valentía en decidir la salud, en trabajar para recomponer las faltas, en no dejarse arrastrar por la pesadumbre. Hablar: ese gran ejercicio que nos pone al filo de lo establecido y arriesgar a que los otrxs sean diferentes, sean completamente otros y aún así pueda exitir comunicación.