miércoles, enero 06, 2010

Rencorosas y anyorantes las falanges,
cavando una posibilidad.
Un parto inverso: la mano ascendiendo.

No hay comentarios: