jueves, marzo 11, 2010

La vida pasa mas rapida que el texto.
Lo que me da pena de estos dias es no tener la capacidad para narrarlo.
No poder hablar de la multitud de voces que se quedan fuera del texto. La multitud que me acompana y se traduce en el combate inauditamente feliz del tiempo.

No hay comentarios: