jueves, mayo 27, 2010

Abro el libro al azar. Juan Carlos Becerra siempre me sorprende, me arrebata. Existe algo inefable en lo que me pasa cuando leo sus poemas. Sus poemas me parecen tan perfecto ( incluso no gustandome algunos) no puedo evitar reconocer que sus poesia es un parteaguas.
Leo:

"No podemos retroceder, no podemos retroceder resbalando
por aquel aceite de nosotros mismos.
Donde existia el plano ampliado de la gracia, el ruido de la puerta que duplica la imagen,
fracciones perceptibles al minimo de un movimiento, saturacion de los minutos que definen al tiempo relativo,
es que no podemos,
es que no podemos retroceder hasta darnos de topes con el tiempo relativo del drama, con el cuerpo de la mujer que amamos unb dia,
con la idea del calor en el registro de la realidad de ese cuerpo.
(...)"

Juan Carlos Becerra. El otono recorre las islas. Pagm 184.

No hay comentarios: