lunes, mayo 31, 2010

Despierto con los ojos húmedos y la voz gravísima.

Todavía no soy El Lobo, pero por supuesto que puedo comerte.

No hay comentarios: