lunes, mayo 24, 2010

Entiendo tu código Morse, la manera en que perfilas tu dentadura. Puedo leer y descifrar los nudos de tus manos farmaceuticas, entiendo el verde y el resquemor de las retinas. Sé lo que dices cuando no hablas.

No hay comentarios: