jueves, mayo 27, 2010

No quiero tender nunca más está cama. Quiero que siga siendo el vestigio del placer y el vértigo. Una cama flotante llena de voces, de vicios, de fluidos. Una cama desarreglada como todo lo que es divertido.

No hay comentarios: