miércoles, junio 02, 2010

Cinco y a veces seis años. No es dificil imaginar que sucedía en 1986. No es dificil, porque veía crecer a mi hermana. Observaba como cada mólecula y cada latido se desarrolaban. Mi hermana siempre ha sido de mis personas más admiradas. Ahora sé que en 1986 había más sorpresas.

No hay comentarios: