miércoles, junio 16, 2010

De vez en cuando todavía escribo -de manera inútil, como escribiendo recuerdos hipostasiados- escribo fragmentos de los Nombres de la T. Escribo fragmentos que nunca reviso, ese libro ya no tiene posibilidades de ser. T, lo mató el día en que escribió sobre su pierna izquierda uno de los poemas. Cómo podría seguir escribiendo sobre esa geografia y ese cuerpo sin que mi intento fuera devastado por la realidad. Cuando ella camina la escritura es imposible, me desdice. Pero todavía, a veces, escribo fragmentos de los Nombres de la T, de La Mujer Exponencial, algunos días escribo también esas sucesión inconfesable que eran la Descripción de las Mañanas, de los Días en Blanco. Supongo que lo que realmente quisiera decir es que no puedo hablar ya de mi relación con la luz, mi relación con su veneno.

2 comentarios:

Patmos dijo...

oye, ese estuvomuy bueno!!! Dulce, a pesar que parece que no querías que salga así, =0)

Miss Violence dijo...

Patmos: Gracias por la visita y el comentario. Siempre es lindo saber que la gente te lee y que lo que lee les despierta opiniones. En especial este post es muy personal y creo que tu lecturacoincide con lo que quiero decir.

Saludos