martes, junio 15, 2010



La voz y su aterciopelado desgarro. Las manos que construyen casas de viento. El aire moldeable entre los dedos.

No hay comentarios: