domingo, junio 20, 2010

No escribo, me pongo a prueba, no hablo tampoco, me guardo, me incubo, me imagino que algo como un árbol crece dentro de mi cabeza mientras este silencio lo embarga todo. Pienso en las posibilidades de un árbol que se volverá papel y novela, discurso, algo hecho de autodisciplina, de contención emocional. Algo como aprender a madurar y no querer hacerlo. Ir contra nosotrxs mismxs y saber que al final el deseo podrá más que el miedo y el silencio. Entonces la escritura otra vez.

2 comentarios:

M dijo...

Pasando por aquí, te dejo un beso...

...Escrito.

Miss Violence dijo...

Gracias por la escritura del beso.
Ojala y coincidamos prontu, siempre es un placer y un estimulo intelectual enorme conversar contigo y con B.

Besos!