martes, junio 29, 2010



¿Por qué no me quitas la rebelión si te has decidido a seguir jodiéndome la vida?
¿Por qué no me quitas la rebelión?
¡Hazme sumisa!
¡Quítame la rebelión!


(como todo lo de Liddell: perturbadoramente cierto, inextricablemente hondo y hermoso, jodidamente desolador)

No hay comentarios: