jueves, julio 29, 2010

Escribir, hablar una vez más sobre la muerte, ese tema infatigable y fatigante. Ese espacio ignoto y paradógico. No quería hablar más de ello, estaba de vacaciones sobre el tema, pero la muerte no descansa, la muerte esta todo el tiempo girando y dando cuerda a los relojes.

Saber de la muerte, de la contundencia de su poder sobre nuestros cuerpos y su onda expansiva de desolación y desasociego, me colocan en un punto donde todo lo demás se relativiza o se hiperboliza, dan ganas de salir corriendo disfrutar sin freno, sin búsqueda de soluciones o quedarnos al filo del camino para ver como todo marcha, para saber que el mundo no nos necesita, pero eso es cierto y posible sólo en alguna medida. La muerte nos abre en canal a los que todavía no la conocemos, a los que ya estan de su lado no sabemos qué les pasa.

El verdadero duelo y la verdadera angustia ante un acto tan radical y definitivo como la muerte es querer saber.

Querer saber. Más. Saber de más.

4 comentarios:

Antropóloga à la dérive dijo...

"Si es cierto que "diabólico" significa esencialmente la coincidencia de la muerte y el erotismo, si el diablo no es al fin y al cabo sino nuestra propia lectura si lloramos, si profundos sollozos nos desgarran -o bien si nos domina una risa nerviosa- no podremos dejar de percibir, vinculada al naciente erotismo, la preocupación, la obsesión de la muerte (de la muerte en un sentido trágico, aunque a fin de cuentas, risible). Aquellos que tan frecuentemente se representaron a sí mismos en estado de erección sobre las paredes de sus cavernas no se diferenciaban únicamente de los animales a causa del deseo que de esta manera estaba asociado -en principio- a la esencia de su ser. Lo que sabemos de ellos nos permite afirmar que sabían - cosa que los animales ignoraban- que morirían.

De "Las lagrimas de Eros". Georges Bataille

Miss Violence dijo...

Antropologa:
Muchas gracias por recordarme esta cita de Bataille, tan precisa, tan punzante, tan ilumminadora y exacta en estos momentos.

Merci beaucoup.

Stef dijo...

Muerte o transformación.
Cuando todo este tiempo nos hemos llenado la boca con la palabra eternidad porque así nos lo vendieron, prefiero transformación. Nos da la oportunidad del duelo, de la reconciliación, del abrazo e incluso ¿por qué no? de una cierta forma de justicia que construimos dentro...
Un beso grande

Miss Violence dijo...

Stef, gracias tus palabras tan iluminadoras que se sienten como abrazos.

otro beso para ti.