miércoles, julio 21, 2010

Los pozos del café. Si la descripción del beso y del ahora fueran posibles serían con la imagen de los pozos del café, la sensación amarga y reconfortante, el fin de un ciclo que parecía eterno. Imagino el beso y ese intercambio pequeño de alientos, esa forma como se dibujan los labios al contacto con la epidermis y crean un pelicula diafana de saliva y viento, creo que eso es recordar: crear un leve film sobre la piel que crea estremecimiento.

quiero besarte.