domingo, agosto 15, 2010

El incendio de la boca

Cuando la boca degusta su sabor favorito por sus recovecos crece una hoguera. La asustada papilas se retraer, quien escapar, corren si saliva, liberan saliva para calmar el incendio. Nada de eso funciona hasta que no aparece la dopamina que acompana al fuergo.