sábado, agosto 21, 2010

ESPEJO EN EL ESPEJO

Mater,

Quiero hablar de ti y de cómo yo me imagino tu amor por él. De como tú que eres y nunca has sido mía, has sentido las venas arremolinándose en la garganta cual grito, cual orgasmo, cual espanto. él que sólo imaginar su nombre te crecia en los ojos una postal de años, sonrisas y abandonos. él que podría no haber sido él. El que ha sido tu boca sellada, tu secreto mejor guardado, tu deseo inmenso. Tu inauguración a la renuncia. El primer paso de tu viejo camino. La bifurcación primera que te llevaría al otro, al hombre elegido, al hombre que te engendró 3 hijxs. Al hombre con los ojos de un verdor llenos de aristas. El otro, el hombre elegido, el Hombre Bueno, el salvador, el que nunca podría suplir ni saber del otro. El hombre que tuvo mi sangre y me hizo pertenecerte y no poder narrarte. Y saber que tu amor, el verdaderamente tuyo será para mi sólo un presentimiento, una inscripción en lengua extraña que te hace indescifrable.

2 comentarios:

sINDROMEs dijo...

Que fuerte llevas esta secuencia, este dialogo interno, tan tuyo, tan intimo, tan insondable para los otros. Se me eriza la piel al leerte.

Miss Violence dijo...

M, a mi se me erizala piel de saber que me lees después de todo y de tanto...

Es un diálogo que me horada. Te envío pronto el libro en el cual estoy trabajando estos dias y este texto pertenece a él.

ABRAZZZZZOOOOO