sábado, agosto 14, 2010

La boca nada hacia dentro en su propio mar de saliva. La boca bucea entre su pliegues y en esa oscuridad aterciopelada la boca se da cuenta de que cada molecula de saliva esta cifrada. De que cada atomo resbaladizo y transparente lleva un mensaje.
La boca se da cuenta que las oleadas de saliva son su propia biblioteca de Alejandria. En cada atomo un vestigio, un libro de la memoria y del placer. La boca reconoce cada mensaje y hace que sus papilas gustativas retrocedan y le muestren a traves de cada sabor una imagen.
La boca se cierra y se transforma en un carrusel de diapositivas. Un carrusel de saber, de saber.

2 comentarios:

Denise dijo...

y para este post te regalo esta foto del callejón del chicle http://www.esquizopedia.com/wp-content/uploads/2008/05/callejondelchicle.jpg

Miss Violence dijo...

Gracias Denise!!
muy linda la foto.