sábado, agosto 14, 2010

La boca se come a si misma. Da el primer mordisco y el zumo se derrama entre sus comisuras, la sensacion de morder su lengua, avalanzarse ferozmente sobre el lenguaje. Ser depostaria de toda invocacion e imprecacion que ella misma ha hecho con el tiempo.
El sabor de la primera dentellada sobre el labio superior sabe a remolinos de marinos, la dentellada siguiente es una tormenta electrica. La boca se sigue devorando a si misma, mientras ignora que en el silencio mas intimo hay una voz que dice: to fall in love.

2 comentarios:

gigante dijo...

brava.

sigue..sigue sigue escribiendo!

abrazos bella

Miss Violence dijo...

Gracis por los ánimo!!
tenemos pendiente una charla para el Mater.. demonos el tiempo, si?

Beso!!