viernes, agosto 13, 2010

La boca se esconde bajo de la cama, me arrodillo, me vuelvo cuadrupeda para buscarla. La madera bajo las rodillas y las palmas sabe a tierra mojada, huele a vetas de arboles que hablaron. Busco la boca y encuentro al tiempo y sus paisajes subiendo por mi extremidades.
Encuentro la boca y trato de asirla mientras la observo besar a una montana.