viernes, agosto 13, 2010

La memoria de la boca

En este estadio la boca sólo reconoce algunos sabores, olvida otros. En estos días de reclusión y obituario los sabores que la boca recuerda son aquellos emparentados a la sal: la brisa marina, el sabor del agua del cuerpo, el sabor del agua del mar, las estalagmitas de sal naciendo en el paladar. En estos días las papilas de la boca y el olvido van de la mano. La boca olvida sabores. Olvidar un sabor es cerrar una puerta, escribir un epitafio.