jueves, septiembre 09, 2010

Mi vida cotidiana es antidoméstica, no hay ninguna huella de mansedumbre en la paredes de esta casa. Soy feliz de una manera intraducible.