martes, octubre 12, 2010

Escribo esto a mis espaldas. No quisiera recordar y de hecho no lo hago pero el grito fue un estremecimiento que desperto la memoria sdel cuerpo. La primera fisura que se desdibuja y convierte mi cuerpo en hojab que tiembla. Escribo desde la neblina. Desde un paisaje neuronal ignoto. No reconozco las imagenes, incluso pienso que para hablar de mis fisuras no necesito representaciones. Estoy tratando de ir hacia atras de ver el que, el donde, el porque de esta reaccion en cadena que me desconfigura.
Vivo el recuerdo y el ahora como algo difuso, algo que tiembla dentro y que no se nombrar porque he borrado toda su genealogia.