jueves, octubre 21, 2010

La memoria del cuerpo es extrana y automatica, en estos dias me hace escribir direcciones que ya no habito, palabras que ya no uso, estremecimientos que habia olvidado. La memoria de mi cuerpo como un album, un archivo, algo que guarda polvo, sol y viento.
Un codigo que solo puede descifrarse con la epidermis. Una cosa en la garganta.

2 comentarios:

Stef dijo...

Me ha encantado este post.
De repente, sentí lo mismo: y también en la garganta.

Miss Violence dijo...

Stef!! gracias!