sábado, octubre 30, 2010

No hay simpleza en la gente,
esa fue la lección número uno,
Sin embargo,
los que nos pretendemos complejos

(a raudales)

no somos más que
manojos de nervios,
corazones que laten
y luego
dejan de latir.