jueves, octubre 21, 2010

Recuerdo a Yuri Herrera, lo conocí una noche en Pachuca, la fiesta ya habia acabado para todos excepto para lxs 3 locxs que insistíamos en seguir hasta que amaneciera. Algun insensato nos dejó un coche, a pesar de ir borrachos, yo sabía que los batos se querian ir de putas, yo sólo queria bailat y que mejor lugar para bailar que un puticlub de carretera. Emprendimos la marcha y entablamos una conversación que por el grado de alcohol en sangre debió ser telepática. Yuri me invitó a colaborar en el próximo número de la revista El Perro que iba sobre el dinero, yo accedí, un mes después le envié un aforismo-poema que decia algo asi:

"La guerra es un buen negocio,
Invierta a su hijo
(Advertencia)
pero esto es Wall Street,
puede perder."

Llegamos al lugar donde sonaba el estruendo de la salsa mezclado con ritmos norteños, de repente a mitad de la nada me sentía en casa, iluminada por el neón que hacia resplander un nombre absurdo.

Entramos al lugar, pedimos 3 jackies y nos sentamos en una mesa que daba a la pista. Acostumbradx como estoy a las dinámicas de ese ambiente, descubrí rapidamente quienes eran los jefes, quienes los padrotes, cuales mujeres estaban por voluntad, las obligadas, las privadas, las caras, las baratas.

Mientras hacía un mapa de esas dinámicas en algun lugar de mi cerebro, surgió la pregunta: ¿que piensas sobre la prostitucion? Yo respondí: en el capitalismo todxs somos putas y remate citando a las MEDEAK en alguna manifestacion a favor de la legalizacion: "yo vendo mi coño, tu que coño vendes?. dije que estaba a favor de que se legalizara, que era muy complejo y que obviamente podiamos seguir aplicando doble moral sobre las mujeres y sus cuerpos. Ellos parecían interesados en el discurso, charlamos mucho rato, luego me fui a preguntarle a una chica si queria bailar. Baile toda la noche, ellos tambien.
Unas horas después me fui al DF para presentar El Reverso Exacto del Texto.

Ahora, unos años después me topo con la primera novela de Yuri, editada hace ya algunos años, y la leo. Un trabajo narrativo lleno de matices que humanizan el mundo del narco. Una buena pieza. Un buen titulo: "Los trabajos del reino".