lunes, noviembre 22, 2010

Donosti
Siempre que estoy en Donosti me siento en casa a pesar de no tener ningun lazo real con la ciudad es como si tuviera un lazo afectivo con su mar y su cielo eternamente lloroso. Algo le pasa a mi sistema cardioemocional en esate espacio. Me encasnta el pais vasco y la gente que conozco en el. Este viaje ha estado lleno de prisa, de cansancio que se ha ido aligerando con el rumor del mar y de conversaciones interesantisimas.
Me llevo de aqui la propuesta lucidisima de Ana Murcia sobre la gestion de la paz como un dispositivo a difundir por otros medios para crear dispositivos de conciencia critica que puedan integrarse a la velocidad de los tiempos y entre en la dinamos de la construccion cultural contemporanea no como algo accesorio sino como una herramienta fundamenta para que la vida de todxs sea posible, vivible. Me voy tambien con un subidon politico porque veo que las alianzas tienen sentido mas alla de los egos, esto me lo demuestra Enma de Garaipen, mujer hondurena y (in)migrante, cuya hija de 10 anos se declara feminista. O cuyo
Hijo de 4 anos, educa a su padre diciendole: si dos chica/os se besan, se aman, no pasa nada, no te inquietes. June y Aitor muchas gracias por las atenciones y la buena conversacion en esa plataforma filosofica que es vuestra casa.
imposible no hablar de Jeanne, de LaidaN de Maider, todas ellas tan fuertes y fabulosas desde su especificidad que dan ganbas de meterse en todos las luchas politicas y personales si se tienen aliadas como ellas.Gracias a todas las Garipen. Espero volver pronto.