domingo, noviembre 21, 2010

Estoy en Donosti y su nostalgia lluviosa. Huelo el mar y sólo su rumor me calma, me arrulla y reconforta. Volver al mar es casi tan lindo como volver a la madre. Aquí todo es agua y pienso en ti y en las ganas que tengo de llover(te).