domingo, noviembre 28, 2010

Hay un paisaje de luz en la retina entre las horas suspendidas y los pies descalzos que deambulan en esta casa prestada. Cuanta felicidad en la luz, un parentesis de risa entre los huesos.