sábado, noviembre 13, 2010

La compra, la vivienda, gestionar la luz, lo que nos abre y nos entra, lo cotidiano y hermoso, lo que fascina y está presente, el pasar de los días, los trenes, el desarraigo y tú creciendo como un árbol que grita y abre secretos, como un árbol que es lenguaje sin saberlo, que es papel y tinta en el futuro, tú creciendo como un árbol dentro y yo enraízando contigo por una vez en mi vida. Enraízandome y siendo mi yo conmigo, siendo feliz sin tener pudor por ello. Y el mundo pasa y los días go by, pero aquí las risas y las vértebras,aquí las bocas del norte y del sur que laten y conversan y desean, aquí haciéndo lo imposible y dejándome maravillar por lo largamente amado y desconocido, por la complícidad sin culpa, por las móleculas (in)transferible, te veo verla y verme viendola y sé que no duele nada. Sé que es posible hacerlo de esta manera, sé que las raices que me crecen en este árbol del pecho son un véhículo cardioemocional que corre a toda pastilla.

2 comentarios:

HelenLaFloresta dijo...

Enraízandome y siendo mi yo conmigo, siendo feliz sin tener pudor por ello...
es una sensacion que late, late fuerte..

Miss Violence dijo...

Preciosaaaaaa!

Me acaba de llegar tu libroooooo, empezaré a leerlo hoy mismo. Que ganas de verte y de cha(r)larnos!

mordiskos de ENHORABUENA!