sábado, diciembre 04, 2010

No quiero que nadie más (te) pronuncie a manera de ventrilquo.