martes, diciembre 21, 2010

que las horas vayan lánguidas por el cuerpo, como chorros de té, como flotar en una piscina llena de agua tibia.