viernes, octubre 08, 2010

El tiempo se contradice, pasa de manera lenta y doméstica, de manera desesperante ahora que mis moléculas sólo quieren respirar el aire que se parece al aire que tu insuflas. Estoy aquí y te veo, te sigo viendo con la epidermis. Quisiera hablarte de la forma hermosa que tiene la luz que se convierte en agua y se derrama sobre mis labios. Cómo te traduzco el aquí y las ganas de que mi espacio no este construido de distancia?

lunes, octubre 04, 2010

Lo sabia pero a veces lo olvido: yo aprendi la tecnica y la erotica que ellos escribieron sobre las ciudades y los cuerpos. Las prendi para negarlas.
Lo sabia pero a veces lo olvido: yo aprendi la tecnica y la erotica que ellos escribieron sobre las ciudades y los cuerpos. Las prendi para negarlas.
Lo sabia pero a veces lo olvido: yo aprendi la tecnica y la erotica que ellos escribieron sobre las ciudades y los cuerpos. Las prendi para negarlas.
Estos dias las moleculas estan tan enamoradas que cualquier espacio entre la piel y el aire hace dano.
Desobediencias posibles

Voy en un tren rumbo al sur. Me encanta esta forma de viajar. Este ascensor horizontal, la forma en que las nubes y el tren se mueven a altas velocidades y en direcciones opuestas, la forma en que el tiempo es longitud.
Estoy aqui y el cielo es como una boca que me engulle. La luz y su indescifrable sentido cayendo de forma perpetua, casi altazorianamente. Todo esto pasa, mientras el hombre que viaja en el asiento contigo lee un libro, el de mas alla rie de forma disimulada y el que esta sentado justo en el asiento a mis espaldas canta. Canta desafinadamente y feliz. Canta mientras los otros hombres lo estigmatizan con la mirada y la sorna en la boca y ese hombre sigue cantado como si el mundo no existiera, como si no hubiera nada mas alla del ritmo extrano de su voz y el jubilo de no tener ni verguenza ni virtud.
Todo esto pasa mientras la luz se niega adescifrarse dentro de mi cabeza, mientras la luz huye y desobedece a mis ganas de comprenderla. Hay una alianza desbediente, un misterio entre la luz y el sonido extrano de una voz jubilosa que canta desafiando.