martes, enero 11, 2011

No siento el frío. Vuelvo a la velocidad del cielo y a la lentitud doméstica.