lunes, enero 24, 2011

Si usted viniera de donde vengo, sabría que hacer la lucha, también significa (sobretodo significa) sobrevivir, trabajar, no claudicar. Hacer la lucha significa levantarse por las mañanas y apoyarse sobre ambas piernas, caminar al nuevo día. Sí, caminar al nuevo día. Respirar. Hablar. Vivir luchando. es decir, sobrevivir incansablemente, críticamente desde la exactitud de lo situado. No claudicar y tener comida que llevarse a la boca. Esa es la lucha, que en nuestro allá conocemos. Le digo también que su lucha también es mía, que quiero hacer mi lucha y la suya.