martes, febrero 01, 2011

Ah, la sabiduría de las chicanas.