domingo, febrero 13, 2011

Existe algo tremendamente melancólico en tender ropa bajo la lluvia.