miércoles, febrero 09, 2011

Los hipódromos del corazón: ese incesante y rojo párpadeo que hace que sepamos, que después de todo, hay más tiempo que vida.