miércoles, febrero 23, 2011

Que nunca me falte una cerilla para quemar las naves en cualquier momento.
mientras digo, como alguna vez Julio Cesar: "Alea jacta est "