martes, febrero 08, 2011

Te pido que me sorprendas y entonces me dices: "no sé jugar a nada". Los ojos te brillan y después nos reimos de forma imbécil.