domingo, marzo 13, 2011

No fue la cotidianidad lo que nos enfermó, fue el afuera lo que enfermó a la cotidianidad.