domingo, marzo 13, 2011

Sigo dentro de la cabeza de R, después de todo me siento con derecho de pasearme por su sinapsis. Creo firmemente en la reciprocidad y ya que ella me transita libremente, he decidido hacer lo mismo. Quiero saber que hay en la cabeza de R. He dejado atrás los amplios campos del lenguaje, ahora me dirijo hacia una luz incandecente, una pantalla donde sólo veo dos imágenes. En la primera se dibuja una nube hermosa y redondeada flotando sobre un rectángulo azulísimo, hay una fecha 1984. La otra es un rectángulo azul turquesa, un cielo desconocido con una coordenada y una fecha: latitud 32, norte, 1998. Me paseo por su memoria visual y no hay más imágenes, es como si todo lo que necesitara recordar fuera ese azul que inunda los ojos . Dentro de la cabeza de R, solamente este azul que me resulta indescifrable.