miércoles, marzo 23, 2011

Todo es rosa y cartalaginoso. Descendemos por los anillos de este camino. A cada paso siento que me ahogo, a cada paso mis pies se internan en las membranas mullidas y pegajosas de este enigma. La sensación de ahogo crece. No quiero que R me dé todas las respuestas, no quiero que R sepa más de mis caminos y mis venas que y/o misma. No quiero que R diga nada sobre esta travesía. R, dice: allí afuera hay guerra. Yo la observo mientras digo: aquí adentro hay incomunicación. Aquí adentro hay una brecha entre el yo/sotrxs. De repente siento una bocanada de aire que nos arrastra hacia mis pulmones. Mientras caemos R me dice: esto se llama tráquea.