jueves, marzo 10, 2011

Que ridícula es la obediencia.