domingo, abril 17, 2011

Las manos de R como huracanes entrando en mi cabello. Desde que conozco a R sé que la tempestad no siempre es furia, ni el temblor es siempre miedo.